Beyond the Pages: Me llamo Lhya y no soy nada especial

27.2.16

Beyond the Pages es una sección creada por Jamie del blog Perpetual Page-Turner. Aquí discutiré cómo me afecta un tema en específico de algún libro que haya leído.
Beyond the Pages is my way of sharing the things books make me think about and interact with and want to talk about shared experiences with people. (...)

El libro que inspiró esta conversación:
Ik heet Jan en ik ben niets bijzonders
Me llamo Jan y no soy nada especial
Tengo nueve años y no soy nada especial. Sólo mi nombre es especial. Me llamo Jan. Así como mi padre, y mi abuelo, y el padre de mi abuelo.
Si me miro en el espejo, hay poco que ver. No soy ni pequeño ni grande. Ni gordo ni delgado. Mi cabello no es ni rubio ni marrón. Mis ojos son tan grises como un cielo lleno de nubes.
Soy normal. Tan normal, que no te lo crees. Tan normal que me dan ganas de gritarlo a los cuatro vientos.
Pero ya es suficiente. Estoy harto. Desde mañana todo cambiará.
Voy a ser especial. Espera y verás. ( Ficha traducida por mí de Goodreads )

Qué es lo que me puso a pensar:
Que todos queremos ser especiales, incluida yo

En el mes de enero y febrero una escritora vino a mi colegio a animar a todos a adentrarse en el placer de leer. A mí por supuesto no me tenía que animar, pero me topé con libros que me encantaron y descubrí que después de todo, leer en holandés no estaba tan mal.

Uno de esos libros tan especiales fue éste.

Creo que por eso disfruto tanto los libros infantiles. Me topé con una lectura que expresaba todo ese huracán de enojo y hartadez que a veces siento, y que no puedo poner en palabras. Síp, no me siento especial. Probablemente nunca me sentiré especial. Y tampoco voy a cambiar nada importante en el mundo. 

Hay millones de personas. Si no existiera, no se me echaría en falta. No sería ninguna pérdida para nadie, y tampoco cambiaría el curso del planeta. Todo el mundo seguiría con sus vidas y ya está.

No soy especial. Soy muy normalita. Probablemente viva y muera y mi muerte no significará nada porque soy normal, porque morirse es común, y porque a nadie le importa un comino alguien que no es especial. Pero quiero serlo. Así como todo el mundo. Quiero significar algo, y no quiero caer en el olvido, así como no lo quería Augustus Waters.

No quiero existir porque sí. No me quiero limitar a mi mera existencia.

En la historia, a Jan esto lo enoja. Todo el mundo es especial. Su papá corre más rápido que el viento. Su hermana resuelve operaciones matemáticas como una calculadora. Su mamá toca el violín de una manera extremadamente bella. Y él es normal, pero siente que tiene que ser como ellos.

Al final, Jan decide que no querer ser especial es especial suficiente. A veces yo también pienso así. Y a veces me gustaría ser diferente. Pero al final, como Jan, la conclusión es que siempre y cuando no me deje abrumar por ese sentimiento, estaré bien. No necesito ser especial. Sólo necesito vivir de una manera que tenga sentido para mí.

Además, la normalidad de querer ser especial es genial.

3 comentarios:

  1. ¡Buenas!

    Me ha gustado la entrada de hoy, es una sección curiosa y el tema que traes me parece interesante. La verdad es que creo que aunque uno quiera ser "especial", también tenemos dentro algo que nos hace no querer ser "raros". Queremos ser "especiales", pero aceptados por los demás y creo que a veces eso se traduce en frustración y quedarse en tierra de nadie...

    Creo que esta es de esas cosas que siempre llevaré dentro, cuando no encaje querré encajar, cuando encaje, querré destacar; supongo que es un sentimiento muy humano que más o menos tenemos la mayoría si no todos, pero en diferentes grados no solo en comparación a otros, sino con nosotros mismos, dependiendo del momento en que nos encontremos. En realidad creo que por manido que esté, sí afectamos al mundo, quizá no por ser mundialmente conocidos, pero pienso que es una especie de reacción en cadena: si tú no existieras, tu familia sería distinta, a su vez sus vidas y las de aquellos con quienes se relacionaran también tendrían cambios y así hasta el infinito.

    Claro, no todos seremos Einstein o Mozart, pero cuando estoy ocurrente, pienso que muchos grandes artistas o científicos nunca se vieron reconocidos durante su vida. Quién sabe si 200 años después de que hayamos muerto alguien encontrará un diario o un dibujo o una operación matemática y al final sí seremos mundialmente conocidos XDD Realmente creo que el deseo de ser aclamados e importantes para la humanidad tiene problemas más concretos detrás... es mi modo de verlo, al menos.

    Como digo, ¡es un tema muy interesante! Pero también bastante largo de explicar, ¿verdad? :]

    Espero que tu fin de semana esté yendo bien ~
    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Lhya!
    A mi también me asaltan a veces estos pensamientos y me hizo pensar especialmente cuando leí a Gus. Con que fin nacemos?, para hacer qué? o sólo para seguir el camino de estudiar, trabajar, casarse y formar una familia?
    Yo lo resumo a que es la eterna pregunta que se hace la humanidad de "¿de dónde venimos y adónde vamos?".

    A me gustaría hacer algo que sea recordado o al menos algo útil o que suponga una mejoría en alguna situación; pero no quiero ser famosa ni nada de eso.

    Pero al final yo pienso exactamente igual que lo que dices en tu último párrafo, mientras no te dejes abrumar todo estará bien y lo más importante, sólo se necesita encontrar un sentido para tu vida.

    ResponderEliminar
  3. Vaya... me ha dejado pensando tu reseña, porque todos queremos ser especiales, ser alguien en la vida.

    Me gustan los libros que te dejan divagando, así que me lo llevo, ojalá lo pueda conseguir pronto:)

    Saludos!

    ResponderEliminar

Design by Lhya © 2014 - 2016