Mi experiencia en la Casa de Ana Frank

18.1.16

Como ya mencioné en esta entrada, hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar la Casa de Ana Frank. Mis padres sabían que me moría por ir desde hace meses, y fue una pequeña sorpresa que me trajo mucha alegría. Fuimos a Ámsterdam y aunque tuvimos que esperar en una fila interminable por horas, valió muchísimo la pena.


No pude tomar muchas fotos ya que tristemente no se permiten hacer fotografías dentro del museo. De todas maneras, en esta entrada hablaré un poco de cómo me sentí estando allí y cómo me imaginé que sería.

Antes de empezar el tour, te brindan un folleto sobre lo que encontrarás una vez dentro y un poco de la vida de Ana y su familia. Los folletos están traducidos en varios idiomas, así que aunque no hayas leído el diario de Ana, lograrás sentirte familiarizado con su historia.

Yo ya tenía más o menos un poco en mente cómo sería gracias a Bajo la misma estrella. Pero vaya, fue obviamente mucho más vívido. Durante todo el recorrido veremos fotografías de los Frank y los ayudantes, así como los nombres de cada habitación y una pequeña explicación de lo que allí se hacía (foto 1). En la segunda foto está el mueble que daba entrada al escondite. El Anexo Secreto no está amueblado, pues Otto Frank quiso que se dejara vacío en representación de todas las personas que no sobrevivieron la guerra.

Sin duda, lo que más disfruté fue el escuchar las entrevistas de personas que conocieron a Ana. Creo que con tanto reconocimiento construí la imagen de una santa en mi cabeza, una persona totalmente pura. Y con todas las entrevistas esa imagen se fue despedazando poco a poco. Ana era una niña de 14 años completamente normal. Podía ser amorosa y podía ser un dolor en el culo, también. Podría haber sido tú o yo escribiendo un diario en la Segunda Guerra Mundial. Pero eso le tocó a Ana, y gracias a ella y de su historia trataremos (todavía no consiguiéndolo) de aprender de los errores del pasado para no cometerlos de nuevo.

Ya al final del recorrido hay una gran pantalla donde puedes sentarte y ver lo que ha causado el diario de Ana alrededor del mundo. Hay declaraciones tanto de niños como de figuras públicas, y con esto me refiero actores, escritores, presidentes y demás.

Y la tienda... mi segunda parte favorita de todo. Hay miles de ediciones del diario de Ana en casi todos los idiomas (vi inglés, español, holandés, italiano, árabe, polaco, francés, hebreo y un montón más que ya ni recuerdo). También hay cómics, biografías de las personas que ayudaron a los Frank como Mies Gip, biografías sobre Ana que realizaron otras personas, postales y recuerdos. Me quería llevar todo. Sólo tomé unas cuantas postales (para pegarlas en mi álbum de recortes) y esa edición inglesa me tentaba, pero no pude. Espero llevarme más recuerdos cuando tenga la oportunidad de regresar

6 comentarios:

  1. Que maravilla y que suerte la tuya! :)=
    besitos! <3

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchísimas ganas de poder visitarlo algún día. Me alegro que lo hayas podido visitar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien que disfrutaras tu visita. Me parece un lugar muy interesante al que ir, quizá algún día tenga la oportunidad y desde luego, trataré de aprovecharla :]

    ¡Gracias por contárnoslo! Me encantan este tipo de entradas ♥

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
  4. Mucha envídia pero de la buena que hayas ido a visitar la casa de Ana Frank, la verdad espero yo también algún día ir, creo que lo más emocionante y triste al mismo tiempo es que de verdad existió una persona en esa casa y además sufriendo todo lo causante de la guerra, pero en fin, es bueno saber sobre ella.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Wow deseo con toda mi alma conocer Holanda y por su puesto Amsterdam ♥
    que bonita experiencia la verdad, no se porque pienso que ha de tener una vibra medio densa xD
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Oii que pasada!
    Yo espero ir a Holanda alguna vez,y claro, visitar la casa de Ana Frank
    Un beso :))

    ResponderEliminar

Design by Lhya © 2014 - 2016