Finding Audrey, de Sophie Kinsella

28.10.15

Finding Audrey · Sophie Kinsella
Autoconclusivo
Delacorte Books · 288 páginas
Lectura en Inglés // Ficha en Español
Conoce a Audrey: una adolescente normal con problemas no tan normales. Además su caótica y completamente loca familia, ella sufre de Trastorno de Ansiedad, lo que hace hablar con el guapo nuevo amigo de su hermano un completo reto. Pero Audrey tiene un plan que le ayudará enfrentar sus miedos y conquistar al mundo otra vez. Primera parada: Starbucks.
No sé muy bien cómo empezar esta reseña. Probablemente se topen con frases muy disparatadas, pues todavía no tengo muy en claro qué es lo que siento respecto a Finding Audrey. La portada es una hermosura, eso sí.

Audrey padece de ansiedad. Eso es básicamente todo lo que va el libro, de cómo su enfermedad le afecta, cómo Audrey trata con ella, y si se recupera. Me gusta leer este tipo de historias porque es una manera de hacerme entender ( o imaginar ) cómo se siente padecer dicha enfermedad.

Con Audrey, su enfermedad se desencadenó tras un suceso en la escuela. Debido a esto no sale de su casa desde hace meses, ya que sólo pensar en hablar con desconocidos es suficiente para hacerla paniquear, y su familia y terapeuta tratan de ayudarla a mejorar cada día.

Me gustó la lectura, en general. Algunas otras muchas cosas que explicaré más adelante no terminaron por convencerme, pero lo disfruté. No había leído a Sophie Kinsella nunca, pero su forma de escribir me gustó. Es muy ligera y no cuesta nada devorar el libro. Audrey al principio me pareció un poco no sé qué, como si las cosas a su alrededor no le importaran realmente. Esto no ayuda con el hecho de que nunca llegamos a saber qué fue lo que sucedió en la escuela, cuál es la razón de su manera de ser, por ello no sentí que terminé de entenderla.

Tenemos otros personajes importantes tal como la familia de Audrey, y su hermano Frank. Éste último siendo el único personaje que amé, pues los otros me parecieron muy planos. Frank es un adicto a los videojuegos y en toda la lectura hay un montón de peleas con su mamá acerca de cuán adicto es a los videojuegos y cuán peligrosos son éstos y bla bla bla. Se puede llegar a hacer un poco monótono, tomando lugar a varios capítulos sólo con su madre gritándole a Frank.

También hay romance en la historia, que me gustó mucho. Empieza de la forma más curiosa, con Linus, uno de los amigos de Frank, escribiéndole notas a Audrey para que ella no tenga que hablarle directamente y crearle ansiedad. Y Audrey empieza a sentirse atraída por él.

Creo que Linus fue un soporte importante para Audrey, para ayudarla con su mejoría. Pero siento que las cosas entre los dos pasaron a la velocidad de la luz, siendo un poquito insta-love. Y el hecho de que no llegamos a conocer absolutamente nada de Linus, aparte de lo encantador que es, me fastidia un poco. Me gustan los personajes imperfectos. Pero eso ya es mi opinión.

Por último, el final. Siento odio y amor por los dos. Primero, porque se sentía como si sólo necesitaras conseguirte un novio para sanarte de tu enfermedad mental, y no. Pues no. Y soy muy tiquismiquis pero es como si el libro no se esforzara una pizca por ponerte a pensar después de cerrar sus páginas.

Por otra parte, no vemos una Audrey totalmente recuperada, lo que demuestra cómo la vida es en realidad. Un montón de subidas y bajadas, felicidad y tristeza, todo al mismo tiempo. Que sanar despacito y aceptar tus derrotas también es necesario.
"But, Audrey, that's what life is. We're all on a jagged graph. I know I am. Up a bit, down a bit. That's life."
3/5

No hay comentarios.:

Design by Lhya © 2014 - 2016